Blog

alquiler maquinaria operada minería

Gestión de residuos de construcción y demolición

El sector de la construcción tiene un peso fundamental en nuestra actividad económica, pero también es generadora de una ingente cantidad de residuos que deben ser tratados o depositados en lugares específicos según su clasificación. Los residuos de la construcción y demolición (RCD) pueden tener diferentes orígenes y clasificación según sus componentes o peligrosidad. 

En algunos casos, pueden incluir materiales altamente tóxicos o perjudiciales para el medioambiente y las personas, como el es caso de las uralitas, que contienen amianto, por lo que deben ser retirados y tratados por empresas autorizadas mediante unos protocolos específicos.

Sólo en nuestro país, se generan al año entre 30 y 40 millones de toneladas de este tipo de residuos. Alrededor del 80% de los mismos puede reciclarse, el 35% se corresponderá con la generación de nuevos áridos mientras que el 45% restante deberán ser tratados por gestores especializados.

En una sociedad cada vez más concienciada con la necesidad de cuidar el medio ambiente y preservar la biodiversidad del planeta ha surgido nueva legislación para regular la producción y gestión de residuos de construcción y demolición.

 

Posada Organización, empresa precursora en la especialización de operaciones de reciclaje en el sector de la construcción

¿Quién es el responsable de los residuos generados en obras o demoliciones?

El Real Decreto 105/08 establece una serie de requisitos mínimos que han de cumplir empresas como la nuestra, a quienes se nos exige pautas de prevención, reutilización, reciclado y valorización, así como el tratamiento de los residuos que finalmente serán eliminados.

La normativa establece las responsabilidades de los diferentes agentes que intervienen en el proceso constructivo o de demolición:

  • El productor o promotor: Será titular de la licencia urbanística para acometer las obras. Entre sus obligaciones cabe destacar que deberá contar con un Estudio de Gestión de Residuos. Cuando las obras a realizar contemplan las demoliciones técnicas o trabajos de rehabilitación o reforma será necesario realizar un inventario de residuos peligrosos, teniendo en cuenta la clasificación selectiva. Finalmente, deberá contar con la documentación que acredite que han entregado dichos residuos a una instalación especializada en el reciclado de los mismos.
  • El poseedor o constructor: Cuenta en su poder con los residuos, pero no se trata de un gestor para este tipo de deshechos. Entre sus obligaciones destaca la necesidad de elaborar un Plan de Gestión de Residuos y deberá entregárselos a un gestor especializado cuando no pueda gestionarlos por sí mismo. Además, deberá hacerse cargo de los gastos relativos a la gestión y separar los residuos en función de clases y cantidades especificadas en el RD 105/08.
  • El gestor se dedicará al reciclado de residuos relacionados con la construcción o demolición de edificaciones e infraestructuras.

 Tipos de residuos

El estudio de gestión de residuos es el documento en el que se recogen los tipos de residuos susceptibles de ser generados en un proyecto de construcción o demolición, así como las medidas y procesos orientados a su gestión, tratamiento o reutilización.

El Real Decreto 105/2008 define como Residuo de construcción y demolición: Cualquier sustancia u objeto que, cumpliendo la definición de Residuo incluida en el art. 3ª) de la Ley 10/1998, se genere en una obra de construcción o demolición. Es decir cualquier sustancia u objeto perteneciente a alguna de las categorías que figuran en el anexo de la Ley 10/1998, del cual su poseedor se desprenda o tenga la intención u obligación de desprenderse. En todo caso, tendrán esta consideración los que figuren en la Lista Europea de Residuos, aprobada por las Instituciones Comunitarias.

Una primera clasificación permite diferenciar entre

  • Residuos de construcción y demolición peligrosos o con sustancias peligrosas. Deben ser depositados en vertederos autorizados para su gestión.
  • Residuos inertes.  Residuos no peligrosos que no experimentan transformaciones físicas, químicas o biológicas significativas. Tienen un nivel de lixiviado no significativo y no son susceptibles de ser valorizados.
  • Residuos susceptibles de valorización. Son residuos que pueden ser seleccionados y separados para su reutilización, como es el caso de hormigones, piedras, morteros o ladrillos y azulejos.
  • Residuos para reutilización: Son residuos que pueden ser utilizados en obras en forma de material de acondicionamiento o relleno, como zanjas, bases, etc.

Residuos peligrosos.

La actual normativa relativa a la gestión de residuos de construcción y demolición contempla el especial tratamiento de los residuos peligrosos. El carácter peligroso de los RCD puede estar motivado por varias circunstancias.

  • Materiales que en su composición originaria contuvieran sustancias consideradas peligrosas, como es el caso del fibrocemento, plomo, alquitranes, mercurio, etc.
  • Materiales que se han convertido en peligrosos debido a permanencia en el tiempo en un medio tóxico o bien en un medio que ha provocado una reacción química convirtiendo un material en principio inerte en peligroso. Se trata de procesos que son frecuentes en instalaciones industriales .
  • Materiales que se convierten en peligrosos al depositar en ellos sustancias peligrosas que quedan adheridas al material. Es el caso de recipientes de pintura con plomo, por ejemplo.
  • Edificaciones o estructuras construidas con materiales cuya toxicidad ha quedado demostrada con el tiempo. Por ejemplo, instalaciones con elementos con amianto.

¿Cómo se gestionan los residuos generados en una obra?

Uno de los destinos más deseados en la gestión de residuos de construcción y demolición es la reutilización. De esta forma se evita la contaminación y los residuos pueden ser utilizados como material en la misma obra o en una obra diferente.

La reutilización directa supone que previamente se ha realizado un proceso de selección del material y limpieza del mismo, para garantizar que trata de un material inerte. En este caso son sometidos a tratamientos específicos en la propia obra, triturándolos y segregándolos para poder aprovecharlos como materiales de relleno, mejora de explanadas, bases y subbases, trasdós de muros etc.

La valorización de residuos de construcción in situ supone una ventaja económica, frente a la reutilización en otra obra, debido a los costes que supone el transporte de los materiales. En este caso es necesario hacer un estudio económico de los mercados secundarios, es decir, mercados de RCD para reutilización, que suelen ser escasos, salvo en determinados materiales como el acero, la madera y algunos productos  como las tejas. .

El reciclado de residuos supone su conversión en materias primas que pueden ser usadas en la fabricación de nuevos productos. La tendencia en los últimos años apuesta por esta opción, que supone transformar los productos antes de su reutilización. Uno de los motivos que ha impulso esta opción en el entorno europeo es el incremento del precio del coste del vertido o la limitación de la reutilización por sus consecuencias ambientales.

La última de las opciones es la eliminación de los residuos en un vertedero autorizado. Es necesario que esta eliminación sea controlada, y los residuos hayan sido previamente clasificados, con el fin de evitar el impacto ambiental de los residuos.

El vertido de los residuos debe hacerse garantizando la impermeabilidad del suelo de forma que suponga el alejamiento de aguas subterráneas, se realice la recogida y tratamiento de los lixviados, enterramiento y cubrición regular de las basuras y la evacuación correcta del metano producido por la fermentación de las basuras,

Todos los residuos procedentes de demoliciones y construcción se transportan y depositan en la centrales autorizadas para el tratamiento de RCD.

 

Para ello en Posada Organización disponemos de la maquinaria específica necesaria para el tratamiento de este tipo de desechos. De esta forma, además de la valoración ambiental que supone su reutilización se añade un valor económico para la totalidad de los proyectos de construcción, demolición o excavaciones.

Innovación en la gestión de residuos

En Posada Organización estamos comprometidos con la preservación de nuestro medio natural y nos preocupa la gestión adecuada de los residuos que se originan como consecuencia de la actividad constructiva.

Por este motivo, nuestra empresa ha sido precursora en la especialización de operaciones de reciclaje: molienda de hormigón en masa, hormigón armado (previa segregación de hierro) y molienda de otros RCDs como ladrillo y elementos constructivos cerámicos para su posterior aprovechamiento en obra como relleno de zanjas o formación de sub-bases.

Esta práctica de aprovechamiento también puede aplicarse a productos de excavación como roca que puede ser reutilizada posteriormente para el relleno de zanjas, formación de bases y subbases, encachados o drenajes.

Materiales peligrosos

Para completar nuestra oferta de gestión de residuos, en Posada Organización contamos con la certificación y autorización para la retirada de amianto y otros materiales peligrosos. Estos trabajos incluyen la retirada, sellado, transporte y posterior entrega a los gestores finales autorizados.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies