Blog

tratamiento suelos contamidos

Principales causas de la contaminación de suelos

La actividad humana no es inocua para el suelo. Si bien sus efectos en el terreno comenzaron a estudiarse a partir de los años 70, hoy en día se conocen tanto los procesos como los agente principales que degradan o contaminan el suelo.

Si bien existen una serie de agentes físicos y químicos que actualmente se consideran los principales responsables los diferentes tipos de contaminación de suelos,  es necesario referirse primeramente a los procesos y actividades que provocan la degradación o contaminación de suelos.

El primero de ellos es la erosión. Esta se produce por el arrastre de formas de vida y partículas presentes en el suelo, bien sea por la fuerza del agua o del aire. Si bien es un proceso que se puede producir de forma natural, es frecuente que la erosión sea también provocada por la acción del hombre, debido al empleo de malas técnicas de riego, la tala indiscriminada o la extracción de materiales. 

En segundo lugar nos referiremos a la compactación. Se trata del efecto que sobre el suelo tiene el paso de personas, animales, vehículos o el peso de edificaciones sobre la tierra. La compactación provoca que el terreno pierda su porosidad lo que impide la natural proliferación de la microflora y microfauna del mismo. 

El crecimiento y la expansión urbana tienen también efectos indudables sobre el suelo.  El crecimiento expansivo de determinadas áreas urbanas acaba con el suelo, de ahí que la construcción en altura sea una solución para frenar este efecto negativo sobre el mismo. 

Por último, la contaminación del suelo, de forma general, se refiere a la presencia de deshechos y sustancias químicas en un cantidad superior a la capacidad del suelo para autoregenerarse, lo que provoca su degradación y capacidad productiva. La contaminación de suelos suele producirse en zonas domésticas o industriales, y puede ser provocada por elementos sólidos o líquidos.  

descontaminacion de suelos

Agentes contaminantes del suelo

La presencia en nuestro suelo de cualquier elemento ajeno a los mismos, ya sean plásticos, vidrios, sustancia radioactivas, material fecal u orgánicas, plaguicidas, etc supone en mayor o menor medida su contaminación. En la actualidad, las principales sustancias que provocan la contaminación de suelos son:

Plaguicidas

La presencia de plaguicidas en los suelos de todo el mundo se ha disparado debido a la extensión de la agricultura intensiva, con el fin de  controlar las plagas y aumentar la producción agrícola. Estos productos han logrado penetrar en el suelo dificultando su eliminación, afectando a cultivos y a las aguas subterráneas.

Se trata principalmente de insecticidas que eliminan insectos adultos o larvas. Uno de los más utilizados es el DDT, que actúa muy rápidamente, pero cuya descomposición es lenta, pudiendo permanecer en el suelo hasta diez años, introduciéndose en la cadena alimentaria y acabando en el cuerpo humano.

También es común el uso de pesticidas, compuestos químicos que acaban con la vegetación impidiendo el crecimiento de nueva masa vegetal.

Por último, los fungicidas, se utilizan para acabar con los hongos que afectan a los cultivos agrícolas,  y que en ocasiones contienen compuestos como azufre y cobre.  

Actividad minera

La actividad minera ilegal, así como el movimiento de tierras en minería sin los adecuados controles y medidas de seguridad pueden provocar la acumulación de metales y minerales como el cadmio, el cobre, el plomo o el arsénico.  

Acumulación de basura

La acumulación de basuras en vertederos, sobre todo en vertederos ilegales, o el depósito de residuos en lugares no autorizados, sin ser sometidos a ningún proceso de revalorización o reciclado, provoca fenómenos como la fermentación de residuos, el lixiviado, o la dispersión de sustancias que pueden actuar de forma dañina en el suelo y las capas freáticas. Por este motivo resulta fundamental la gestión correcta de residuos de la construcción y demolición así como la correcta manipulación y tratamiento y gestión de residuos peligrosos, como es el caso de los materiales con fibrocemento o amianto.  

 

Causas de contaminación del suelo

La contaminación del suelo se puede deberse a diferentes motivos: 

  • Ineficiencia en los sistemas de recogida y tratamiento de basuras.
  • Incorrecto almacenamiento de residuos industriales
  •  Vertidos ilegales. 
  • Accidentes de tráfico en el transporte de mercancías.
  • Fugas de residuos en tanques. 
  • Limpieza de tanques inadecuada. 
  • Vertido ilegal de aguas residuales. 
  • Uso de pesticidas tóxicos.
  • Fallos en los sistemas de alcantarillado. 
  • Residuos enterrados.
  • Residuos nucleares mal gestionados. 

 



Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies