Blog

residuos no peligrosos

Tratamiento y gestión de residuos no peligrosos

Los residuos no peligrosos constituyen el grueso de los deshechos generados por las diferentes actividades humanas. Incluye muy diferentes tipos de residuos, como los residuos sólidos urbanos o los residuos de la construcción y demolición.  Dentro de este grupo de residuos están incluidos todos aquellos que no son considerados como peligrosos, de ahí que la variedad de esta clasificación de deshechos sea muy amplia. 

En general, se consideran como residuos no peligrosos los residuos inertes, que son aquellos que no experimentan transformaciones físicas, químicas o biológicas significativas, no son solubles ni combustibles, ni reaccionan  física ni químicamente ni de ninguna otra forma. Son residuos no biodegradables, y no afectan negativamente a otras materiales al entrar en contacto con ellos por lo que no generan ningún tipo de contaminación ni peligro para la salud humana. 

Además, la lixividad total, el contenidos de contaminantes y la ecotoxicidad deben ser insignificantes, y, por tanto, no deben suponer un riesgo para la calidad de las aguas superficiales o subterráneas. 

Dentro del conjunto de residuos no peligrosos tienen un especial peso los residuos de la construcción y demolición (RCD).

Se trata de cualquier tipo de residuo, es decir, “cualquier sustancia u objeto del que su poseedor se desprenda o del que tenga intención u obligación de desprenderse”, que se genera en tareas de construcción y demolición. 

Los residuos de construcción y demolición (RCD) representan el 30% del total de residuos que se generan en la Unión Europea. 

La nueva normativa establece que para el año 2020, al menos el 70% de los RCD, deben ser sometidos a procesos de valorización y reutilización. También se estable como objetivo una reducción del consumo de áridos naturales y de la energía necesaria para su extracción y elaboración. 

 En la actualidad, España solo gestiona en plantas autorizadas el 25% de sus RCD, según la Federación Española de Asociaciones de Empresas de Valorización de Residuos de Construcción y Demolición FEAV-RCD.   

El presidente de Valoriza, José Portela, ha señalado de que “el 49% de los residuos de construcción y demolición producidos son gestionados de forma incorrecta, ilegal y en muchos casos delictiva generando graves impactos ambientales y paisajísticos, despilfarrando una materia prima necesaria y comprometiendo la existencia misma del sector del reciclado y valorización”.

¿Qué hacer con los residuos no peligrosos? 

El Protocolo de Residuos de la Construcción y Demolición de la Unión UE propone una amplia gama de opciones de procesamiento y tratamiento de los residuos no peligrosos clasificados como RCD, entre ellas: su preparación para la reutilización, el reciclaje o la recuperación de material y de energía. La elección de una u otra opción dependerá de factores económicos, medioambientales, técnicos o de salud pública. 

En el caso de materiales y productos no inertes el documento propone su clasificación en base a su valor económico. Dentro de estos, los metales poseen un alto valor de reventa, mientras que para otros como los ladrillos o las tejas existe un mercado con amplia demanda.

De todas formas, muchos de estos materiales deben tratarse o procesarse en base a criterios medioambientales, separando o eliminando residuos peligrosos en base a la normativa específica para este tipo de residuos. 

La Union Europe insiste en profundizar en los procesos de reutilización de los RCDs puesto que esta opción supone menor impacto medioambiental que el reciclaje. 

Buena parte de los residuos de la construcción y demolición son reciclados por motivos económicos, lo que supone una mayor creación de empleo, una reducción del uso de materias primas y de la cantidad de residuos depositados en vertederos. “Evitar la descarga de residuos en vertederos también apoya la protección del medioambiente”, señala el documento. 

Otra opción es el reciclado de los materiales in situ, para utilizarlos como nuevos recursos en la construcción o bien en otra ubicación. 

Por lo que se refiere a la recuperación de materiales, la propuesta europea pasa por el relleno como forma de recuperar los residuos no peligrosos de la construcción y demolición, e invita a considerar las posibilidades de su uso como combustible de sustitución (recuperación energética). 

 

EL RECICLADO EN ESPAÑA 2017. 

Fuente: Observatorio Sectorial DBK. Informe especial basic “Reciclado de residuos” 

datos reciclado residuos

 



Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies