Blog

dragado puerto de Bustio Asturias

Posada ejecuta las obras de dragado para el mantenimiento del puerto de Bustio

El proyecto ha sido desarrollado con un estricto programa de protección ambiental.

Posada Organización desarrollará las obras de dragado para el mantenimiento de calados en el Puerto de Bustio según el proyecto presentado por nuestra empresa ante la Dirección General de Infraestructura de la Consejería de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del Gobierno del Principado de Asturias. El proyecto se enmarca dentro de las labores habituales de mantenimiento de los puertos de Asturias, con las que se garantiza el acceso de las embarcaciones y el normal funcionamiento de estas infraestructuras.

Obras de dragado en el puerto.

El objetivo de las obras será recuperar niveles de calado suficientes que garanticen el acceso de embarcaciones al puerto y su estancia en él, ya que actualmente, en periodos de marea baja, se están produciendo dificultades para la navegación, que incluso llega a ser impracticable para algunas embarcaciones.
Para recuperar el normal funcionamiento del puerto será necesario obtener una cota de dragado de -1,50 mediante la extracción de los sedimentos que se han ido acumulando en la zona, principalmente arenas y fangos, debido al flujo de las mareas y al aporte sedimentario del arroyo Salceda y del río Deva. Estas labores se prolongarán durante un periodo de dos meses y afectarán a una superficie total de dragado de 5.324,97 m2. Se estima que el volumen de dragado será de 5.818 m3.

 

Impacto ambiental

La zona de actuación se encuentra enclavada en el Paisaje Protegido de la Costa Oriental de Asturias, en los concejos de Llanes y Ribadedeva y rodeada de hábitats de interes comunitario, como estuarios, acantilados con vegetación de la costa atlántica, pastizales salinos atlánticos o prados de baja altitud.
Tradicionalmente, el dragado se ha efectuado por medios terrestres, y el vertido del material ha sido, hasta la fecha, en un punto de tierra. Sin embargo, las nuevas directrices medioamentiales impiden en la actualidad el vertido del material en un punto en tierra, por lo que deberán ser devueltos al mar. El proyecto prevé la carga de los materiales obtenidos y su transporte al puerto de Llanes, desde donde se realizará el vertido.
Uno de los aspectos más relevantes a la hora de desarrollar este proyecto ha sido la consideración del impacto ambiental que pueda tener tanto el desarrollo de las obras como la gestión de los residuos obtenidos durante el dragado. Para evitar consecuencias en el medioambiente, el proyecto desarrollado por Posada Organización contempla medidas específicas que se adoptarán durante la ejecución del proyecto pero también de forma previa, una vez finalizados los trabajos.
Con el fin de minimizar los riesgos y de determinar las características de los materiales actualmente depositados en la entrada del Puerto de Bustio, se ha realizado un estudio previo de su composición, que resulta imprescindible para determinar el tratamiento más adecuado.
Las muestras han sido recogidas en tres puntos de la zona a dragar, y arrojan la presencia de sedimentos de tamaño medio (arenas) y materiales finos (fangos). El cálculo de los niveles de concentración de elementos químicos como el cobre, cromo, mercurio, plomo, zinc, etc determina su clasificación dentro del Nivel de Acción tipo B, por lo que los residuos podrán ser vertidos al mar, excepto en las zonas de exclusión y las zonas restringidas.
De forma previa a los trabajos de dragado, se va a ofrecer a los trabajadores una formación sobre la problemática ambiental del proyecto y de las obras, con el fin de incorporar a los métodos de trabajo unos criterios de conducta que reduzcan o eliminen riesgos innecesarios para el medio ambiente.
Además se garantizará la obligatoria inspección de maquinaria para evitar que los niveles de emisión de gases superen los límites permitidos y maximizar también el consumo de combustible.

 

Programa de vigilancia ambiental

Otro de los aspectos a considerar es la reducción de riesgos de contaminación de las aguas durante la tareas de dragado. El proyecto contempla un programa de vigilancia ambiental que incluye los controles necesarios para garantizar que la ejecución de las operaciones se ajustan a las características del proyecto.
Este programa se concreta en la realización de analísis de las aguas durante las operaciones de dragado (de forma quincenal) y una vez finalizados los trabajos, con el fin de comprobar la inexistencia de afecciones medioambientales no previstas, así como la recuperación del medio. En el caso de que se detecten afecciones no previstas se llevarán a cabo medidas para evitarlas y corregirlas.
El seguimiento de la calidad de las aguas se realiza con un sensor continuo de turbidez y temperatura que registra cada 10 minutos la masa de agua. En el caso de que los niveles de turbidez de las aguas superen los 15 NTU durante un periodo de más de tres horas se implementarán medidas de protección ambiental, como la instalación de barreras antiturbidez.
Trancurridos 15 días tras la finalización de las obras se llevará a cabo una nueva recogida de datos. Este análisis incluirá parámetros físico-químicos que afectan a los indicadores biológicos (fitoplacton y clorofila y macroinvertebrados bentónicos) y al estado potencial ecológico (calidad físico-química del sedimento, calidad físico-química del agua y calidad biológica del agua).



Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies