Blog

demoliciones técnicas

¿Qué es la hidrodemolición?

A la hora de realizar demoliciones técnicas no basta con disponer de un cualificado y competente equipo humano, también es necesario contar con maquinaria de última generación con el objetivo de ofrecer un servicio integral a las demandas de los usuarios. Por ejemplo, para la extracción de hormigón de estructuras de gran tonelaje como puentes, túneles, etc., existen varias técnicas, pero, sin duda, la conocida como hidrodemolición es la más efectiva. Consiste, como su propio nombre indica, en el uso de agua a alta presión como herramienta de demolición. Pero, ¿cómo es posible que el agua consiga romperlo? La respuesta a este proceso se encuentra en la porosidad del material. El agua penetra en el entramado poroso del hormigón y al hacerlo genera una serie de tensiones internas, las suficientes para conseguir micro-estallidos superficiales en la zona del chorro. El resto de elementos internos no porosos permanecen intactos ante la acción del agua.

 

Aspectos positivos de la hidrodemolición

 

Además, no genera vibraciones, no produce fisuras y no deforma la armadura, con la ventaja de que elimina la corrosión en el armado, siendo un proceso totalmente controlable.

 

Teniendo en cuenta nuestra experiencia en demoliciones técnicas, el uso de maquinaria de agua a alta presión permite, como ya hemos mencionado, retirar el hormigón necesario sin afectar al armado, convirtiéndose en la mejor solución para problemas en obras de construcción al poder verter el nuevo material manteniendo la misma estructura. También se utiliza para arreglar fisuras, rotura de tesados, recuperación de arranque de pilares, rescate de armaduras, retirada de hormigones no conformes, etc.

 

En este último caso, es decir, en las intervenciones de reparación del hormigón, esta herramienta ofrece un saneado totalmente selectivo, diferenciando entre las resistencias sanas y las debilitadas, suprimiendo la erosión que pudiese perjudicar al armado.

 

Si lo comparamos con otros métodos tradicionales de demolición como el uso de martillos la diferencia es notable, sobre todo, en el tiempo y esfuerzo empleado para la ejecución del trabajo, con lo beneficioso que resulta para el medioambiente la aplicación de esta técnica. Aunque el residuo que se genera es una mezcla de agua y hormigón es menos agresivo para el entorno.

 

Para más información sobre ésta u otras técnicas, en Posada encontrarás a un gran aliado.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies